QUIENES SOMOS

NUESTRO LEMA

“África un continente para Amar, Orar y Ayudar” 

VISIÓN

Implementar el E.D.A.H.

Evangelismo: Anunciar el mensaje de Amor relacional de Jesús.

Discipulado: Enseñar herramientas para crecer en una relación personal con Dios.

Ayuda Humanitaria: Mostrar el amor de Jesús en forma práctica dependiendo de la necesidad local.

MISIÓN

Lograr a través de diferentes programas la autosustentabilidad de comunidades africanas, para la superación de la pobreza física y espiritual.

¿POR QUÉ ÁFRICA?

El continente africano es uno de los más desfavorecidos socialmente, en el cual viven más de 1.200 millones de Habitantes, con un 67% de infectados con VIH y 36 países en extrema pobreza. Algunos datos actuales:

– 25 conflictos o guerras activos.

– Temperaturas extremas y sequias.

– Circulo vicioso de la pobreza.

– Esperanza de vida 50 años.

NUESTRA HISTORIA

Hace 12 años atrás, Rodrigo Sánchez, director de Misión África ONG, recibió un correo proveniente de Mosocho, Kenia. Un Pastor nativo lo invitaba como misionero a conocer este lugar, pensando en un futuro trabajo con las iglesias de esta zona. Rodrigo, quien ya había pisado suelo africano durante el año 1997 realizando clases en una escuela de Guinea Ecuatorial, no queda indiferente ante esta solicitud y comparte la invitación a un grupo de jóvenes de Temuco. Juntos a ellos decide viajar para conocer de primera fuente esta situación. En febrero de 2006 el grupo viaja por primera vez al lugar y durante la visita se desarrollaron diferentes programas tales como operativos médicos, actividades sociales y espirituales. Al regresar a Chile y después de buscar la dirección de Dios, analizar lo que fue este viaje y ver la gran cantidad de niños en abandono, toman la decisión de construir un hogar que pueda acoger a los niños de esa localidad.

En el 2007 un nuevo equipo de 8 voluntarios (constructores – profesores – periodistas – técnico en enfermería) viajó a Mosocho-Kenia para construir el orfanato, con aportes obtenidos gracias a una red de apoyo integrada por Iglesias Evangélicas y amigos de diferentes partes de Chile. En primera instancia sólo se construiría un hogar para unos 12 niños (watotos en lengua materna keniata) pero, debido a la gran necesidad existente, éste fue ampliado llegando a acoger 96 niños. Esta misma situación llevó a que se construyeran salas de clases y se contrataran profesores nativos para entregar educación y formación preescolar básica. En una primera instancia se trabajaría con niños de la etnia Kikuyos, pero comenzaron a llegar otros pequeños dejados por los jefes comunitarios y personas del gobierno. Es así que actualmente se trabaja con niños de las etnias Luos, Kisii y Luyas. Para ese entonces, este movimiento solidario ya se había extendido por otras ciudades de Chile (Chiloé – Llanquihue – Temuco – Santiago – La Serena), adhiriéndose voluntarios y colaboradores, incluso desde el extranjero (Argentina – Paraguay y Colombia). En este hogar se reciben niños con diferentes situaciones de vulnerabilidad, niños que no tienen sus padres (ya sea por muerte de ellos o simplemente por abandono), que presentan un precario estado de salud, desnutrición y algunos de ellos con VIH. Misión África ONG, junto con ayudarles a suplir sus necesidades básicas, se encarga también de entregarles una formación espiritual cristiana, labor que es apoyada por un matrimonio pastoral nativo.

Actualmente viven alrededor de 20 niños que tienen un lugar seguro para comer y dormir. Existe un viaje anual para visitar a los niños y realizar las compras necesarias para colaborar con la gestión de la familia africana que administra el hogar.

ALDEA MASAI

El año 2013 comenzó un proyecto en tierras Masai, en la aldea Oleopolos donde viven alrededor de 66 adultos y 72 niños, distante a unas 7 horas de Nairobi, la capital de Kenia. Ellos han abierto las puertas de sus hogares a Misión África ONG, creándose un estrecho lazo de amistad a lo largo de estos años, en que se ha entregado diversa ayuda material consistente en uniformes, zapatos y útiles escolares para los niños, además de alimentos para la aldea, como sacos de maíz, sacos de porotos, aceite, y víveres en general.

Junto a ello, en este lugar se ha desarrollado un creciente trabajo con las mujeres de la aldea, para mostrar el amor de Dios de una forma especial y tangible a ellas, en un contexto culturalmente muy diverso al occidental.  

Como misión principal durante estos años se ha dado testimonio de Cristo, en un lugar en el que no había conocimiento alguno de Jesús, y es así como desde el año 2015 se ha sumado a la labor misionera un pastor nativo, a quién hemos apoyado en dar inicio a una naciente iglesia en la aldea, llamada “Olomayama” (que en dialecto Maa significa “tierra de bendición”), a la cual actualmente asisten alrededor de 35 adultos y 50 niños. 

Con tu donación podemos ayudar a los niños de África